Zapatillas para niños refugiados

La campaña “Ponte en mis zapatos” se puso en marcha en abril de 2016 con el objetivo de ayudar a los colegios a explicar a los niños españoles lo que está ocurriendo con esos niños refugiados que están viendo en los medios de comunicación. Y, lo más importante, darles la oportunidad de hacer algo al respecto porque un niño solidario es un niño más feliz.

Pedimos a cada niño unas zapatillas de deporte nuevas para regalar a un niño refugiado que las tiene gastadas de tanto caminar. En la caja de las zapatillas metieron un regalo adicional (una foto, una carta, un dibujo…) para que el niño que lo recibe se ponga aún más contento.

Se consiguieron recaudar cerca de 3.000 pares de zapatos nuevos en 30 colegios de toda España incluyendo uno de educación especial que nos hizo mucha ilusión.